Douglas Rodríguez, Banco Central de Reserva El Salvador President delivering his opening remarks at the 25th DFSWG and 18th SMEFWG Meetings in El Salvador

16 May 2022

25th DFSWG and 18th SMEFWG Meetings – Opening Remarks by Banco Central de Reserva El Salvador President, Douglas Rodríguez

Muy buenos días

Hazel González, Vicepresidenta del Banco Central de Reserva. Miguel Kattan, Secretario de Comercio e inversiones. Eliki Boletawa, Director de Programas e Implementación de Políticas de la Alianza para la Inclusión Financiera. Miembros del Consejo Nacional de Inclusión y Educación Financiera de El Salvador. Estimados participantes. Amigos de la prensa.

Como Presidente del Banco Central de Reserva, es un honor darles la bienvenida a todas las delegaciones participantes en estas reuniones. Les agradecemos por acompañarnos desde regiones como África, Asia y por supuesto, América Latina.

Las reuniones de trabajo de la Alianza para la Inclusión Financiera (AFI) en El Salvador permitirán compartir y propiciar un intercambio de información y experiencias de las iniciativas que se desarrollan en cada uno de nuestros países en materia de digitalización y financiamiento a las MYPES y de esa forma, fortalecer los proyectos nacionales que conllevan al mejoramiento de los servicios financieros.

El Banco Central de Reserva, en concordancia con los líneamientos del presidente Nayib Bukele, estamos comprometidos en promover la inclusión financiera como una herramienta importante que permite acercar herramientas financieras a los sectores más vulnerables. Nos sentimos orgullos de ser coanfitriones para presentar nuestra experiencia en materia de inclusión y educación financiera, a través de la Política Nacional de Inclusión Financiera, la Estrategia Nacional de Educación Financiera, la Oficina de Innovación Financiera y nuestra experiencia como el primer país en implementar el Bitcoin como moneda de curso legal.

Desde el Gobierno de El Salvador, sabemos que para lograr la inclusión financiera se requiere contar con diferentes actores que aseguren con sus acciones la distribución equitativa y eficiente de una amplia gama de productos y servicios financieros.

Asimismo, las instituciones del Estado tenemos el mandato de parte del Presidente Bukele de trabajar de manera coordinada y teniendo siempre como objetivo el bienestar de la población.

Por tal razón, desde el año 2019 contamos con un Consejo Nacional de Inclusión y Educación Financiera creado mediante el Decreto Ejecutivo Nº 28. Esta es una instancia compuesta por 10 instituciones del Gobierno, que cuentan con planes de acción en materia de Inclusión y Educación Financiera. El Banco Central de Reserva es el coordinador de esta instancia.

El 15 de marzo de 2021 este Consejo realizó el lanzamiento oficial de la Política Nacional de Inclusión Financiera aprobada por el Presidente de la República, Nayib Bukele. En este contexto, AFI ha sido un socio estratégico, ya que nos apoyó en la creación de esta Política mediante su asistencia técnica.

Actualmente, AFI nos brinda su asistencia para la elaboración de la Estrategia Nacional Fintech y la actualización de encuestas para la medición de indicadores de inclusión y educación financiera, por lo que aprovecho para agradecer especialmente al Sr. Boletawa y a todo su equipo por el valioso apoyo que nos brindan.

Los servicios financieros digitales constituyen una prioridad en la implementación de la Política Nacional de Inclusión Financiera, pues ya la pandemia por COVID-19 nos demostró que las tecnologías permiten llegar con servicios financieros a poblaciones usualmente excluidas o subatendidas.

El Salvador es un mercado en desarrollo que busca de manera constante mejorar los servicios a los usuarios del sistema financiero y brindar posibilidades de crecimiento a las empresas.

Hoy podemos decir que en el país, el Banco Central de Reserva y la Superintendencia del Sistema Financiero coordinan la Oficina de Innovación Financiera, como un instrumento de política pública que se dedica a fomentar y facilitar la innovación financiera.

Otra iniciativa innovadora ha sido la implementación del Bitcoin como moneda de curso legal en el país, tomando en cuenta sus bondades como transacciones en tiempo real y su fácil utilización desde cualquier lugar, lo cual es fundamental en el mundo globalizado que vivimos y en el que El Salvador quiere ser un referente.

En el país, la implementación del Bitcoin ha permitido incentivar las transferencias, pagos y remesas familiares para fomentar la inclusión financiera.

Así mismo, el Banco Central de Reserva, como regulador del sistema financiero y del sistema de pagos, cumple un rol importante a través de la aprobación de la normativa pertinente para facilitar la participación de las entidades financieras en el Ecosistema Bitcoin, a través del cumplimiento de una adecuada gestión integral de riesgos.

Todos estos esfuerzos fomentan el desarrollo y nos permiten mejorar las condiciones económicas y sociales de la población, en línea con la visión económica de este gobierno de “convertir a El Salvador en una economía próspera, dinámica, moderna, solidaria e inclusiva, capaz de crear oportunidades de desarrollo personal, comunitario y social para toda la población”.

Desde que inició este gobierno, bajo el liderazgo del presidente Nayib Bukele el 1 de junio de 2019, todas las instituciones del Estado hemos venido trabajando de manera coordinada en el logro de dicha visión; luego vino la pandemia por COVID 19 que golpeó al mundo, y El Salvador no fue la excepción.

Afortunadamente el Presidente Bukele tomó decisiones audaces y muy acertadas, priorizando la salud de la población. El tiempo ha dado la razón a estas decisiones, pues hemos logrado ser un país con bajas tasas de contagio y muertes por COVID-19, con un 75% de nuestra población ya vacunada y además, logramos recuperar en 2021 los niveles de producción existentes previo al inicio de la pandemia, con un crecimiento de 10.3% del PIB en 2021. El Salvador ha sido reconocido internacionalmente, incluso por parte del FMI, por el buen manejo de la crisis sanitaria. 

Actualmente la pandemia ha mermado y, en ese sentido, ha permitido se reanuden las reuniones presenciales como esta. Externamos nuestro agradecimiento con la AFI por permitirnos organizar las reuniones de dos grupos de trabajo y que todos ustedes tengan la oportunidad de conocer un poco de nuestro país, que es pequeño en extensión, pero grande por el corazón y la calidez de sus habitantes. Ustedes mismos tendrán la oportunidad de conocer la hospitabilidad que nos caracteriza durante la visita de campo que realizaremos y en general en todas las interacciones que tengan durante su visita.

Por su parte, el financiamiento a la MYPE constituye otra área prioritaria de la Política Nacional de Inclusión Financiera que busca fomentar la formalización y acceso al crédito para el sector empresarial, a través de un marco regulatorio y de supervisión que genere las condiciones adecuadas para su desarrollo.

El camino recorrido hasta el momento ha sido enriquecedor y la participación de la AFI como socio estratégico nos ha dado claridad en las iniciativas que se vienen impulsando desde el Banco Central de Reserva, hacia la inclusión, educación e innovación financiera.

La AFI es el máximo referente en Inclusión Financiera a nivel mundial y el Banco Central de Reserva como único miembro en el país ha sabido aprovechar las oportunidades que brinda participar en este red, a través de la amplia gama de documentos publicados, los eventos que realiza y el Programa ICI (In Country Implementation) que nos ha permitido desarrollar foros y acercamientos públicos-privados, realizar encuestas para medir la inclusión y educación financiera, el acceso a los accesos financieros de las MYPES y la construcción de una base de datos, entre otros, para contar con herramientas que nos faciliten el desarrollo e impulso de políticas públicas para el sistema financiero.

Agradezco el esfuerzo del equipo del Banco Central y de la AFI para hacer posible el desarrollo de estas reuniones que no dudo, traerán resultados positivos para El Salvador y su población más vulnerable, a través de la mejora en el acceso a servicios financieros, potenciando la inclusión financiera.

Tengan todos un buen día.


© Alliance for Financial Inclusion 2009-2022