President, Douglas Pablo Rodríguez Fuentes, Central Reserve Bank of El Salvador (BCR) delivers opening remarks during CEMCWG and GSPWG virtual meeting, 09 March 2021.

9 March 2021

Consumer Empowerment and Market Conduct Working Group (CEMCWG) and Global Standards Proportionality Working Group (GSPWG) Virtual Meeting

Discurso de apertura po

President,  Douglas Pablo Rodríguez Fuentes, (BCR)

 

Buenos día estimados participantes. Les deseo un año lleno de muchos éxitos en su importante labor para propiciar la Inclusión Financiera.

Durante el año 2020 tuvimos que adaptarnos a una nueva realidad que nos reafirmó la necesidad e importancia de formular políticas innovadoras para facilitar un mayor acceso a los servicios financieros, una labor que continuaremos desarrollando a lo largo de este año.

La inclusión financiera es fundamental para integrar a la población no bancarizada a la economía formal. Contribuyendo así a reducir los niveles de pobreza y las desigualdades económicas existentes. Comprometido con este esfuerzo, nuestro presidente de la República, Nayib Bukele creó desde 2019 el Consejo Nacional de Inclusión y Educación Financiera que es coordinado por el Banco Central de Reserva con la participación de 10 instituciones del Gobierno de El Salvador.

Este Consejo ha trabajado en el último año en dos documentos estratégicos que quiero comentarles muy brevemente:

Por una parte, la Política Nacional de Inclusión Financiera promoverá un sistema financiero inclusivo, con énfasis en poblaciones tradicionalmente excluidas como las personas de menores ingresos, las mujeres, y las micro y pequeñas empresas, con la idea de que puedan acceder y utilizar los productos y servicios financieros en condiciones de seguridad, eficiencia y transparencia. Para lograr este objetivo se vuelve importante implementar esquemas de empoderamiento del consumidor financiero que garanticen una calidad mínima en los productos y servicios financieros.

A partir de esta Política Nacional se deriva la creación de la “Estrategia Nacional de Educación Financiera” que nos permite priorizar las principales acciones y esfuerzos que contribuyan a mejorar las capacidades financieras de la población.

Por otra parte, seguimos trabajando en el desarrollo de las FinTech para nuestro país, particularmente en aquellas que impulsen los emprendimientos de la micro y pequeña empresa y nos permitan llegar a la población del área rural con productos y servicios financieros innovadores.

De acuerdo con el marco regulatorio de El Salvador, la Regulación Financiera está a cargo del Banco Central de Reserva, a través de un Comité de Normas. De esta manerase logra preservar la estabilidad, la eficiencia y transparencia en el Sistema Financiero.

Como Banco Central estamos convencidos que la adopción de estándares internacionales es necesaria para el ordenamiento de los mercados, mediante la implementación de mecanismos que permitan a las entidades hacer frente a posibles situaciones de crisis, pero, además, para consolidar la construcción de centros financieros regionales.

La crisis sanitaria ha cambiado completamente el panorama, generando que las autoridades financieras y diferentes organismos del mundo comiencen a replantear sus prioridades y sus agendas. En ese sentido, el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea ha realizado ajustes en los cronogramas de implementación del estándar de Basilea III, prorrogando estos, a enero de 2023.

Para hacer frente a la pandemia, emitimos una serie de normas temporales que han proporcionado la liquidez necesaria a las entidades financieras, sumado a otras herramientas necesarias para el otorgamiento de créditos productivos que permitan mantener la dinamización de la economía, así como la atención de sus necesidades de capitalización.

No obstante, conscientes de que la implementación de estándares de Basilea III requiere de las entidades mayores requerimientos de capital, así como inversión de recursos en tanto adecuación de sus sistemas, entre otros, el Banco Central ha elaborado una hoja de ruta que considere los plazos con los cuales se irán revirtiendo las normativas temporales aprobadas en el marco de la pandemia. Este es el caso de las recientes normas de gradualidad que establecen los plazos en la constitución de las reservas de saneamiento.

No quiero finalizar mi intervención sin destacar y agradecer los aportes recibidos por nuestro país como miembro de la Alianza para la Inclusión Financiera, a través de los diferentes grupos de trabajo. Para nosotros es un honor ser coanfitriones de esta reunión que sin duda será de mucho provecho para intercambiar experiencias y mejores prácticas de estos temas de suma relevancia para nuestros países.

Muchas gracias.


© Alliance for Financial Inclusion 2009-2021